[barraTop] ???
 


NEUROCIENCIA
Cara a cara
Estudios recientes tratan de entender cómo el cerebro identifica las caras conocidas. Este trabajo ayudará a quienes tienen problemas para recordarlas.

 
 
 
En la foto donde los dos personajes están mezclados totalmente, los voluntarios vieron una versión vieja de Marilyn Monroe o una sexy de Margaret Thatcher. Esto se debe a que el cerebro exige un solo nombre para identificar una cara
Hay un archivo que siempre tiene un trabajo extenuante: allí llegan constantemente imágenes de caras específicas y su misión es conocer a quién pertenecen. El sistema es muy eficiente. La imagen de la cara se escanea rápidamente, luego se busca en los estantes y se verifica a quién pertenece.

No se trata del archivo del FBI, la CIA ni de otro organismo de inteligencia sino del cerebro humano, que viene equipado con un sistema de almacenamiento similar al de cualquier colección de fotografías. Las personas tienen la capacidad de guardar hasta 10.000 caras diferentes durante su vida. Estudios han mostrado que cualquiera puede reconocer a gente que conoció hace 10 años o identificar el 90 por ciento de los compañeros de colegio con quienes compartieron pupitre hace 35 años.

El proceso sucede en tres etapas: la primera es percibir a través del sentido de la vista los rasgos físicos de esa cara. Con esa imagen en la mente, el cerebro luego determina si esos rasgos son conocidos o no. Si lo son, el siguiente paso es identificar el rostro con el nombre equivalente.

Todo esto sucede en milésimas de segundos al ver la cara del presidente Álvaro Uribe, la de Gabriel García Márquez, de la vecina e incluso la propia. A veces la gente se tarda más, por ejemplo, cuando se encuentran una cara que resulta familiar pero no es posible identificar dónde y cuándo la conocieron. Otros sufren de una rara condición conocida como ceguera facial. Son individuos que tienen impedimento para reconocer las caras de las otras personas, e incluso la propia. Este problema por lo general viene acompañado de otros, por ejemplo, dificultad para reconocer lugares, carros o emociones. Esta condición se conoce como prosopagnosia, frecuente en individuos con algún tipo de demencia.

Conocer cómo el cerebro de una persona reconoce las caras de los demás se ha convertido en un tema importante de estudio para entender mejor esta enfermedad. También resulta interesante desde el punto de vista evolutivo pues se cree que la habilidad para reconocer caras es casi igual a la habilidad de reconocer individuos, y ello ha sido clave para el desarrollo de la vida en sociedad.

El sistema de reconocimiento en tres etapas fue descrito hace un par de semanas por un grupo de científicos del

University College de Londres, a partir de un estudio. A los participantes les exigieron ver una serie de imágenes que empezaban con una foto ciento por ciento de Marilyn Monroe, la cual lentamente se iba fundiendo en la de Margaret Thatcher hasta terminar en otra ciento por ciento de la dama de hierro. Los cerebros de los voluntarios estaban conectados a un escáner para medir la actividad en ese órgano.

Cuando se les pidió que identificaran cada cara, los investigadores se dieron cuenta de que el cerebro trata de dar un solo nombre, aun cuando la cara que se observa parece la mezcla de dos personas. "Una cara que tiene 60 por ciento de Marilyn Monroe y 40 por ciento de la Thatcher va a ser identificada como una versión más vieja de la Monroe, mientras una imagen con el 40 por ciento de Monroe y 60 por ciento de

Thatcher sería vista como una versión sexy de la dama de hierro", explica Pia Rothstein, una de las investigadoras del estudio, que apareció publicado en la revista Nature Neuroscience. Los expertos advirtieron que hay tres áreas involucradas en el proceso de reconocimiento de una cara. El gyrus occipital inferior, localizado al fondo del cerebro, es sensible a los cambios sutiles en la cara, como por ejemplo las arrugas. El gyrus fusiforme derecho, localizado detrás de los oídos, es el área que compara diferentes imágenes para ver si encuentra un equivalente. De ser así, envía un sentimiento de familiaridad. Es cuando la persona dice: "Yo creo haber visto a esa persona antes". La tercera región involucrada es la corteza temporal anterior, ubicada al frente del cerebro, esencial en la identificación de personajes. Esta área se mostró más activa cuando la cara que se debía identificar era más conocida. Rotshtein explica que este proceso también se inicia cuando las personas vuelven a ver una cara conocida después de un tiempo, por ejemplo, cuando la hija regresa a casa para Navidad. "La mamá empieza a hacer una lectura del rostro: ¡has engordado, te ves bien!", dice.

En síntesis, el estudio mostró que identificar una cara al menos requiere dos pasos: "Uno es el sentimiento de familiaridad, y el segundo, adherirle información semántica a esa identidad facial", explicó la experta a SEMANA.

Si alguna de estas áreas falla, como sucede en algunos tipos de demencia, la epilepsia y el autismo, la persona pierde la capacidad para identificar a los otros, para llamar a la gente por su nombre o para creer que muchas caras diferentes pertenecen a la misma persona.

Otros estudios han confirmado estos hallazgos. Brad

Duchaine y Ken Nakayama, de la Universidad de Harvard, realizaron un estudio con personas que sufrían prosopagnosia. Su meta era conocer si el cerebro cuenta con un sistema de reconocimiento de caras exclusivo o utiliza el mismo para los objetos. El experimento consistía en proyectar una serie de imágenes de caras y objetos y repetir 10 de estas fotos. Los voluntarios debían decir si la imagen era nueva o repetida. La hipótesis de los investigadores era la siguiente: si el reconocimiento visual se hace en un solo tipo de proceso mental sin importar lo que se esté viendo, entonces los sujetos con ceguera facial deberían tener dificultad para reconocer todos los objetos repetidos en la serie. Sin embargo encontraron que si bien ninguno de los enfermos pudo reconocer bien las caras, sí pudieron distinguir entre las otras imágenes repetidas tanto como lo haría una persona sin prosopagnosia. Esto confirma la idea de que el cerebro maneja la memoria facial en un lugar diferente al de los objetos. Otro estudio realizado por este par de investigadores y publicado en la revista Neuron encontró además que el reconocimiento de caras es una habilidad que ciertas personas no tienen. Hace una semana en la misma publicación apareció un trabajo de Galit Yovel

y Nancky Kanwisher, del

Massachussets Institute of Technology (MIT), quienes encontraron que cuando alguien mira una cara, el área de mayor actividad es la C. fusiforme derecha, lo que coincide con los hallazgos de la doctora Rotshtein.

Todavía falta explicar mejor por qué cuando una persona con prosopagnosia ve una cara no puede retener la imagen de los ojos, nariz y boca sino apenas algunos detalles del cabello. Lo interesante, dice Rotshtein, es que en el proceso de reconocimiento hay muchas variaciones. Algunos son excelentes para reconocer caras y llamar a la gente por su nombre, a pesar del tiempo y la distancia. Otros, por el contrario, ni siquiera pueden ver una película con más de seis personajes porque se pierden en la trama. Ese será el tema de su próximo trabajo, para ella, una manera de ponerle la cara a este peculiar mal.


Semana.com
Copyright 2000.
Todos los derechos reservados.
Está prohibida la reproducción total o parcial de la página.
Términos y Condiciones
Servicios I Archivo I Busqueda I Acerca de Publicaciones Semana I Suscripciones I Contactenos